La sexta prioridad de la Comisión Europea: El Acuerdo Transatlántico de Lirbe Comercio ó TTIP

El Acuerdo de Libre Comercio Unión Europea  y los Estados Unidos de América (UE y EEUU, respectivamente) conforma la sexta prioridad de la Comisión Europea y pretende ser el resultado de la negociación de un acuerdo de liberalización comercial de bienes, servicios e inversiones. Debido a que en el Tratado de Lisboa se incluyeron la inversión y el comercio exterior de servicios entre las competencias exclusivas de la UE en materia de política comercial, desde 2009 es posible que la UE negocie este tipo de acuerdo en nombre de sus Estados miembros.

El fracaso de la Ronda de Doha y la incidencia de la crisis financiera han acelerado la negociación del acuerdo de libre comercio entre la UE y EEUU, en activo desde los años 90. La Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión –más conocido como el TTIP- es una propuesta de tratado de libre comercio entre la UE y EEUU que actualmente se encuentra en negociaciones.

ttip_eu_usa_hands

Esta prioridad de la Comisión pretende aprovechar el potencial sin explotar de un auténtico mercado transatlántico vía liberalización del comercio, que genere nuevas oportunidades de creación de empleo y crecimiento económico. En esencia, es un instrumento para impulsar la creación de un área libre de barreras regulatorias para manufacturas y productos agrícolas (barreras arancelarias), a la vez que se armoniza la normativa en cuanto a inversiones y prestación de servicios entre la UE y EEUU (barreras no arancelarias).

Para conseguir estos objetivos, las negociaciones se dividen en tres áreas principales: la mejora del acceso al mercado norteamericano, la reducción de las barreras no arancelarias en su forma de reglamentos, y la cooperación en cuanto a normativa de sectores estratégicos.

La primera área, la mejora del acceso al mercado norteamericano, funciona de forma similar a la contenida en otros acuerdos comerciales aprobados por la UE. Se trata de ayudar a las empresas europeas a aumentar sus exportaciones al otro lado del Atlántico, a conseguir contratos con las Administraciones Públicas de EEUU, a importar recursos necesarios para la producción a menor coste y a invertir con las mismas condiciones que los norteamericanos en su territorio. Este objetivo se divide en cuatro capítulos a su vez: los aranceles y los derechos de aduana, los servicios, la libre competencia por la contratación pública estadounidense y las normas de origen.

La segunda área es la cooperación reglamentaria. Consiste en simplificar los requerimientos técnicos y los trámites burocráticos en colaboración con las autoridades reguladoras de EEUU. Al coordinarse en la redacción de reglamentos futuros y adaptar los existentes, las empresas se enfrentarían a procedimientos y requisitos técnicos mucho menos costosos manteniendo unos niveles constantes de seguridad y calidad. Esta área se subdivide en tres capítulos horizontales (cooperación reglamentaria, obstáculos técnicos al comercio y seguridad alimentaria) y nueve sectores de actividad específicos (productos químicos, cosméticos, ingeniería, tecnologías de la información, productos sanitarios, pesticidas, productos farmacéuticos, textiles y vehículos).

La tercera área se centra en la colaboración al diseñar nuevas normas en sectores estratégicos de ambas partes, y es especialmente amplia. Trata temas tan relevantes como el desarrollo sostenible, la energía y las materias primas, y las pequeñas y medianas empresas (PyMES); e incluye los tribunales de «Resolución de Conflictos entre Inversores y Estados» o, como son más conocidos, los ISDS.

Esta área está siendo especialmente polémica entre la ciudadanía de l Unión Europea, y por eso la Comisión ha habilitado el siguiente espacio para que los ciudadanos manifiesten sus preocupaciones, dudas y propuestas:

De forma paralela se puede consultar el progreso de las negociaciones y descargar publicaciones de interés en los siguientes enlaces:

dentro_ttip-217x300


Para enfrentarse a las negociaciones de las tres áreas del TTIP se han creado 15 grupos de trabajo, cada uno de ellos destinado a un tema específico, y cuyas partes se reúnen en sesiones que tienen lugar de semana en semana entre Bruselas y Washington. Una vez exista un texto definitivo, el proceso para la aprobación del TTIP sería el siguiente:

  • Aprobación del Consejo de la Unión: la Comisión Europea presentaría el acuerdo al Consejo de la Unión donde deberá aprobarse por mayoría cualificada (por un 55% de los Estados miembros que representen un 65% de la población)
  • Aprobación del Parlamento Europeo
  • Ratificación de los Parlamentos de los Estados miembros

En la actualidad, las negociaciones continúan semanalmente y acaba de publicarse la ronda número 12. Hay mucha voluntad política en ambas partes de modo que se espera que TTIP tenga lugar en algún momento durante los próximos años, aunque es muy difícil predecir cuándo. Se puede seguir toda la actualidad de las negociaciones en este enlace.

 

 

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


5 − = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>