SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD (SEM)

La Semana Europea de la Movilidad (SEM) es una campaña de sensibilización anual cuyo objetivo es fomentar un uso sostenible del transporte en las zonas urbanas. Se pretende lograr que más y más ciudadanos europeos viajen de manera “inteligente”, a pie, en bicicleta y en transporte público. Al elegir entre medios de transporte más sostenibles que el coche privado, los ciudadanos pueden influir positivamente en su salud y en la preservación del medio ambiente.

Del 16 al 22 de septiembre, más de 2.000 ciudades de toda Europa se registran en la campaña y contribuyen a la difusión del lema elegido para ese año. Desde su puesta en marcha en 2002, el objetivo es animar a las autoridades locales europeas a introducir e incentivar medidas de transporte sostenibles e invitar a los ciudadanos a probar alternativas al uso del coche.

El lema de la Semana Europea de la Movilidad 2015 diceElige. Cambia. Combina.y se centra en un uso multimodal de los medios de transporte, teniendo en cuenta todas las posibilidades y combinaciones posibles para hacer de nuestros trayectos una actividad eficiente, sostenible y que se aleje de la monotonía.

 

247194_10154143606513975_1499318056143812020_n

In Europe, we spend a shocking amount of time stuck in traffic. The stress is bad for the heart, but it is also bad for the lungs. The levels of air pollution and the impact on your health is irrefutable. Let’s not just splutter and choke about the terrible traffic. Help reduce it! European Green Capitals show the way with transport networks that create a more vibrant, liveable environment. Whether it’s cycling to school, carpooling to work or getting the bus to college, we should try to live by the ideal – ‘if we can, we should.” Karmenu Vella (Commissioner for the Environment, Maritime affairs and Fisheries).

“En Europa empleamos una cantidad impactante de tiempo paralizados por el tráfico. El estrés no sólo es nocivo para el corazón, si no para los pulmones también. Los niveles de contaminación en el aire y su impacto en la salud son indiscutibles. No nos limitemos a quejarnos sobre las inconveniencias del tráfico. ¡Contribuyamos a reducirlas! Los “European Green Capitals” muestran maneras de crear mejores redes de transporte, más vibrantes e integradas con el entorno. Bien sea coger la bicicleta para ir a la escuela, compartir coche para llegar al trabajo o tomar el autobús para asistir a la universidad, debemos intentar vivir de la mejor manera. ´Si puedes, debes`.” Karmenu Vella (Commissioner for the Environment, Maritime affairs and Fisheries).

La SEM culmina con el “Día sin coches” en que las ciudades participantes acondicionan ciertas áreas para el uso de peatones, ciclistas y transporte público únicamente. Asimismo, se hace entrega de los “Sustainable Mobility Awards” a las ciudades cuyas autoridades locales hayan sensibilizado a la población e implementado medidas que contribuyan en mayor medida a la transición hacia un uso de los medios de transporte más sostenible.

 

LAS EXTERNALIDADES POSITIVAS DE LAS INICIATIVAS SEM

En economía se entiende por “Externalidad” al efecto indirecto de una actividad de consumo o producción en el resto de la sociedad. Por ejemplo, una externalidad negativa de la producción de muebles es la reducción del oxígeno disponible, debido a la tala de árboles. El aumento de clientela en restaurantes y hoteles es una externalidad positiva de la celebración de un concierto o un partido de fútbol en una ciudad determinada.

El uso responsable de los medios de transporte trae consigo múltiples externalidades positivas que pueden ser determinantes a la hora de conseguir un cambio en nuestros hábitos. Factores como el ahorro económico o la optimización de la duración de los desplazamientos pueden ser argumentos tan poderosos como el ahorro energético, el respeto al medio ambiente o las mejoras en la salud.

Ahorra en tiempo y… ¡Ponte en forma!

Recorrer los trayectos de menos de 3 kilómetros caminando o en bicicleta pueden llevarnos menos tiempo que utilizando los medios de transporte convencionales. Además, si vamos con niños, un monopatín o los patines pueden hacer el recorrido muy entretenido.

Al aprovechar los desplazamientos para hacer algo ejercicio no sólo mejoramos nuestra salud individual, si no que -de manera indirecta- mejoramos la calidad del aire que respiramos como sociedad.

Comparte el coche.

En los últimos años, hemos asistido a la popularización de servicios online que ponen en contacto a aquellos que buscan compartir vehículo. El uso extendido de estas aplicaciones para dispositivos móviles y páginas web ha revelado un medio de transporte alternativo que, además ahorrar en contaminación por trayectos de media / larga distancia, complementa la disponibilidad horaria de los servicios regulares de transporte y, en algunos casos, es más económico para el usuario.

Para los trayectos de corta distancia, existen Aplicaciones específicas para terminales móviles que permiten compartir el coche en trayectos breves en ciudad. Se ofrece un servicio de mapas interactivos que muestran tanto demandantes como proveedores de transporte. Este sistema ha tenido especial acogida por sus externalidades positivas en grandes metrópolis donde la criminalidad en taxis es muy elevada.

De la misma manera y sin un soporte tecnológico, si se lleva en coche a los niños a la escuela todos los días, es aconsejable poner en marcha la iniciativa de coche compartido con otros padres. No solo cuidarás el medio ambiente, si no que dispondrás de más tiempo libre y reducirás costes en gasolina.

Mantén las ruedas bien infladas

El correcto mantenimiento de la presión en las ruedas del vehículo tiene múltiples consecuencias positivas. Al reducirse el desgaste del dibujo de los neumáticos, aumenta su duración y se ahorra en cambios de neumático tempranos.

Una presión inferior a la recomendada también incrementa el consumo de combustible, que afecta de manera directa tanto al ahorro energético del medio ambiente como al ahorro económico del usuario. Asimismo, al cambiar con menos frecuencia de ruedas, se ahorra en petróleo necesario para su fabricación.

De manera preventiva, para mantener los neumáticos en buen estado se recomienda revisar la presión una vez al mes.

Reduce la velocidad

Al conducir el coche de manera constante y sosegada, no sólo ganamos en seguridad en la circulación, si no en ahorro: los acelerones y frenadas de última hora aumentan el consumo de combustible.

La restricción de velocidad a 30 km/h en el interior de algunos núcleos urbanos tiene como objeto estos efectos. Además, al reducir la velocidad se contribuye a facilitar la coexistencia segura de vehículos con peatones y ciclistas.

dtrm-banner-402X268px-without_text

FacebookTwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 − = 1

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>